Higiene íntima…¡Prioridad!

Dentro de nuestra rutina diaria, cuidar la higiene debe ocupar un lugar preponderante. Lamentablemente, muchas veces dentro de esa rutina la higiene íntima es inadecuada o inexistente, ya sea por flojera o por desconocimiento.  En algunas sociedades, lo que tiene que ver con el aparato genital sigue siendo un tabú, por lo que niños y niñas no son debidamente educados en el tema. La escasa o nula higiene íntima, puede derivar en problemas o enfermedades que pueden terminar con una visita al especialista en urología.

Conoce las consecuencias de una mala higiene

Se puede pensar que las mujeres son más propensas a ciertas enfermedades por falta de higiene. Sin embargo, también existen problemas asociados a la falta de higiene íntima en un hombre. Lo cierto es que tanto hombres como mujeres en ocasiones, le prestan poca atención a la higiene intima. Las enfermedades más comunes derivadas de esta problemática son:

  • Infecciones vaginales. Tales como la vaginosis bacteriana, los picores o las secreciones sospechosas. Estas infecciones pueden llegar al cuello del útero haciendo que aparezca la temida cervicitis.
  • Infección de orina. Más allá de lo molesta que puede ser esta enfermedad, es de cuidado porque puede llegar a afectar los riñones si no tomamos las medidas necesarias para curarla.
  • Es una infección tanto del glande como del prepucio en el pene del hombre, debido a hongos y/o bacterias.
  • Infecciones por transmisión sexual. Estas generan sistemas desagradables como: comezón y ardor, dolor al orinar o al tener relaciones sexuales, olor desagradable en los órganos sexuales, flujo blanco, amarillento o verde, granos, úlceras o llagas, además de cambios en el color o la textura del pene, testículos o vulva

Entonces, ¿qué debo hacer?

En el caso de los hombres:

  1. Lavar el pene, escroto, ingles y ano diariamente con agua y jabón, de preferencia íntimo. Se debe dar un trato especial a la cabeza del pene, en hombres que no estén circuncidados.
  2. Es recomendable lavar el pene después de mantener relaciones sexuales, para evitar la formación de bacterias, hayas usado condón o no.
  3. Usar ropa interior suelta y de algodón, reduce la probabilidad de transpiración.
  4. Después del lavado debe dejar la zona completamente seca, para evitar la proliferación de bacterias por la humedad.

Para las mujeres:

  1. Lavar los genitales de manera externa con agua o con un jabón de preferencia íntimo y sin perfume. Se deben utilizar los dedos y pasarlos con suavidad por los pliegues de los labios mayores y menores, y alrededor del clítoris.
  2. Evitar las duchas vaginales porque pueden eliminar microorganismos necesarios para proteger la vagina y provocar sequedad
  3. Evitar pantalones y prendas excesivamente ajustadas, para que no se acumule la humedad.
  4. Durante la menstruación cambiar con frecuencia las compresas o tampones.
  5. Lavar las manos y la zona genital antes y después de mantener relaciones sexuales.
  6. Limpiar siempre adelante hacia atrás para no arrastrar gérmenes desde el ano hacia la vulva

Ante cualquier duda o incomodidad consulta con tu uróloga de confianza, la Dra. Rosa Estela Romero, especialista en Urólogía en Guadalajara. ¡Estamos para ayudarte!

Categorías: Bienestar doctor urología